Solicita información - Santiago Palau - 669 821 563 - spalau@me.com

RIPs e impresión fine-art.

El control del color en las máquinas.

Muchos se preguntan ¿porqué necesitamos un RIP? ¿para que sirve? Parece que cuando tenemos un sistema de impresión basado en ink-jet, gastamos un montón de euros en la maquinaria y ya tenemos todo lo que necesitamos. El laboratorio del barrio utiliza este mismo plotter, ¡pues será bueno! dicen algunos. Y seguramente lo será, de por sí y porque el laboratorio del barrio lo seleccionó entre otros haciendo las comprobaciones y pruebas pertinentes. Pero, ¿porqué un sandwich mixto está más bueno en el bar que en casa? ¿porqué no puedo reproducir mis imágenes con la misma calidad que el laboratorio del barrio si tengo el mismo plotter? La respuesta a la primera pregunta ya casi todos la sabemos, el llamado “toque asquerosito“, factor con el que cuentan en el bar pero que casi ninguno tenemos en casa. La respuesta a la segunda pregunta intuiréis que es algo más compleja.

Comenzamos por el equipamiento. No sólo de plotter vive el profesional de la imagen, también necesitamos elementos de control y visualización o materiales acordes a la calidad esperada. Cuando el laboratorio del barrio imprime, hay en el papel todo un proceso de gestión de color, investigación y desarrollo de su propio producto, que se basa, en gran parte, en la experiencia realizando pruebas y más pruebas en distintos materiales, perfiles de color propios y otros trabajos que no vemos. Utilizando espectofotómetros con software de creación y edición de perfiles, papeles de alta calidad y tintas originales y no reparando en gastos, obtienen unos resultados excelentes. Estos resultados también se deben a un software que llamamos con el acrónimo inglés RIP (Raster Image Processor) y que sirve para procesar las imágenes e imprimirlas acordes a todas estas variables y combinaciones. Además, con este software, podemos realizar producción de alto rendimiento, ya que podemos dejar preparadas imágenes para impresión en serie sin necesidad de que el usuario esté pendiente, panelación, ampliaciones, gestión de tintas planas, impresión remota y otras muchas tareas que no se podrían realizar por costes temporales y económicos en una impresión directa desde el driver del programa de turno.

Pero eso no es todo. Los profesionales de la impresión digital basada en ink-jet han aprendido muchas cosas probando. Si, probando papeles de todas las marcas, calibrando sus equipos una y otra vez, certificando procesos, investigando tratamientos y manipulados e incluso repitiendo trabajos.

Esta es la realidad con la que nos tendremos que enfrentar si queremos obtener unas buenas impresiones, nunca parar de investigar.

0 responses on "RIPs e impresión fine-art."

Leave a Message

Santiago Palau - Noción.es ©2017